• Cüá

Pato "klaus"

Actualizado: jun 20

Cüarioseamos su vida íntima (hasta donde se deja)


20 Preguntitas para conocer un poco más al improvisador Claudio González


1 . En cuanto abro los ojos por la mañana... 👀

Hace ya mucho tiempo que no me levanto de la cama con convicción. Me levanto por obligación o por vergüenza, que suele corresponder con días de diario y festivos respectivamente. Curiosamente cuando me levanto con el despertador hay un par de canciones que vienen a mi mente (las voy alternando): "El día que se hizo tarde" y "Canción infantil para despertar a una paloma morena de tres primaveras".

Los días que me levanto yo solo simplemente me digo -"¡Venga! ¡Que ya han pasado las burras de leche!" .

2. Mi manía secreta es…

Creo que no tengo ninguna manía demasiado marcada. Si tuviera que destacar algo hay una cuchara 🥄en casa de mis padres que llevo usando unos treinta y cinco años y que sigo usando cuando voy a comer con ellos. Tiene el mango de plástico azul celeste y un día hace ya mucho tiempo se quedó encima del fuego y se derritió un poco. Aún así, ¡ahí aguanta! 


3. Mi otro hobbie es...

Me gusta dibujar, no es que lo haga muy bien pero me gusta. Tengo el nivel suficiente para impresionar a la gente que no sabe dibujar. Si unimos esto a que me encanta crear historias, el paso lógico es hacer cómics. Antes dibujaba historias largas, ahora no me da la vida y me conformo con tiras.


4. El objeto al que más apego tengo es…

Podría ser la cuchara del mago derretido, o tal vez el portátil que me entretiene tanto. Creo que en general no soy una persona con grandes apegos materiales, me adapto a lo que tengo.


5. Las horas vuelan cuando…

Últimamente las horas vuelan en general. Pensé que en el tiempo que íbamos a estar confinados me iba a aburrir y que se me iba a hacer eterno pero ¡qué va! Siempre encuentro algo que hacer y los días pasan volando.


6. La gente siempre se descüajaringa tras contar...

Siempre hay anécdotas que las recuerdas súper divertidas pero que solo hacen reír a las personas que las vivieron salvo por una excepción: ¡en las de humillación personal!

Un día había quedado con un amigo para ir a dar una vuelta. Él pasaría a recogerme en coche a mi casa. Mi amigo vivía con sus padres y con sus dos hermanos cada uno con su coche que compartían según sus necesidades. Eso unido a mi incapacidad de reconocer coches provocó lo siguiente. Nada más salir de casa un coche se paró en mi portal y abrió la puerta. Sin dudarlo un instante me subí y me encontré a un chavalín acojonado diciéndome - "¿Qué... qué quieres?" Miré hacia atrás y vi a una chica que venía justo detrás de mí que era por la que había parado. Me disculpé, salí del coche y unos metros más arriba aparcado en la calle estaba mi colega que lo había visto todo descüajaringao de risa 🚗 🚗...


7. Me siento patosísimo...

Podría recalcar lo de identificar coches (si me preguntas -"¿qué coche se ha comprado fulanito?" tendrás suerte si te respondo - "Uno blanco") pero me voy a quedar con hacer cosas mientras me miran. Puede que sea una cosa que haga frecuentemente, pero si me miran empiezo a dudar y a hacerlo peor.


8. No tengo pelos en la lengua para hablar de...

Dale al "play":




9. Cuando me miran raro es porque…

Yo diría que es porque llevo la bragueta abierta. Una vez, en una actuación, hice una pose rara mientras decía una tontería. La gente se rió mucho aunque a mí no me había parecido para tanto. Un par de estilos más tarde me di cuenta que durante aquella pose rara se me había rasgado el pantalón y que iba haciendo publicidad de Calvin Klein (pero de marca blanca). Y esta es otro ejemplo de historia de humillación personal que funciona muy bien 😜


10. ¡Vaya susto me di!

Solamente una vez he sentido lo que es la adrenalina. Volviendo a casa una noche pasé por delante de una urbanización y me encontré con un perro que empezó a gruñirme. Empezaron a sonar alarmas en mi cabeza con mensajes de "corre por tu vida". Un segundo después vi que el perro estaba tras una vaya de alambre y me dio la bajona 😓


11. ¡Qué casualidad! nunca olvidaré que...

No soy yo muy de casualidades pero cuando estuve en Chicago ¡me encontré con uno de mi pueblo!


12. Hubiera sido colega del personaje histórico…

Pasopalabra.


13. Admiro mucho a…

Considero que la vida es 5% lo que te pasa y 95% como te lo tomas. Esto es fácil de entender pero no tan fácil de aplicar, es por eso que admiro muchísimo a las personas que, aún estando en una situación complicada, sacan lo mejor de sí mismos 👏👏👏


14. Mi comida favorita es…

¡Los huevos fritos! En mi comunión me dijeron que podía pedir para comer lo que quisiera y pedí huevos con patatas fritas. Mis padres siempre me criticaron que pidiera eso pudiendo pedir lo que quisiera, así que el día de mi boda interrumpí el banquete para recordarles esto, ¡y para que me trajeran unos huevos fritos!


15. El juego/juguete preferido de mi infancia fue…

De pequeño tenía un armario lleno de juguetes. Creo que las joyas de la corona eran la "ratonera" y el "comecocos", dos juegos de mesa. El problema era que soy hijo único y que no tenía a nadie con quien jugar... A veces venían mis primas pero eran demasiado pequeñas y me perdían todas las piezas. Al final jugaría 3 o 4 veces a cada uno.


16. La app que bendigo su existencia es…📱

Para cualquier persona, si le das a elegir entre dos opciones (una buena y otra mala) tiene un 50% de probabilidades de elegir mal. En mi caso el porcentaje aumenta hasta el 75%. Estoy hablando de decisiones tipo "¿Tiro calle arriba o calle abajo?" Es por esto que me quedo con Google Maps. ¡A saber donde estaría sin ella!

17. Regresaría siempre a…

Creo que lo que hace especial a un lugar no es el lugar en sí si no el momento que viviste en él, y a un momento no se puede regresar✨


18. Me siento sexy cuando…

Sexy no me he sentido en la vida. Puedo fingirlo subiendo una ceja y poniendo morritos pero a lo único que llego así es a "sesi", que es como la marca blanca de la "sexitud"😎


19. No hay día que me acueste sin…

Diría que sin leer, pero últimamente me cuesta más. Hubo un tiempo en el que pilas de libros se acumulaban en mi mesilla, pero ahora lo llevo bastante justito.


20. Cüá me cambió…

No se si se notará pero en realidad soy bastante vergonzoso. Y no es que haya dejado de serlo, pero ahora soy capaz de subirme a un escenario sin importarme delante de quién ni de cuántos, a hacer lo que me de la gana 🤡



Y hasta aquí este interrocüatorio ¡GRACIAS KLAUS!

Pronto irán cayendo el resto de patos...

Ya verás, ya...



© 2020 COMPAÑÍA CÜÁ IMPROTEATRO

USO DE COOKIES